- emausnet - http://www.emausnet.org -

¿Y sí te quedas tirado con un coche eléctrico?

Gente empujando un coche sin batería [1]Hoy en día, el uso de los coches eléctricos es ya una realidad. Una realidad que con los años debería de desarrollarse y asentarse. El continuo trabajo de los ingenieros por conseguir mejoras en este sector y las ayudas estatales tanto a empresas como a particulares hacen que cada vez haya una mayor aceptación de la sociedad. Sin embargo, existen recelos por parte de la gente que dificultan su comercialización. Uno de los principales recelos que se pueden oír en muchas conversaciones, es el miedo a quedarse tirados sin batería a mitad del recorrido. De hecho, existe una palabra que es range anxiety, la cual hace referencia a esta desagradable sensación que se siente cuando coges un coche de este tipo. Esto puede resultar normal porque actualmente los puntos de recarga son limitados y la autonomía de los coches según para quien, puede resultar un poco escasa. Aunque también es verdad que al cabo de 3 meses esta sensación solo está presente en el 35% de los conductores.

Una solución en la que se está trabajando es en la adaptación de los servicios de asistencia en carretera para los conductores de los coches eléctricos. La intención es llegar rápidos al punto de la incidencia y dar una recarga extra que les permita llegar al lugar de destino o a un punto de recarga cercano. En 10 o 15 minutos te pueden dar hasta 30 Km. de autonomía. De todas formas, con el paso del tiempo y según se vaya asentando esta nueva forma de conducir más sostenible se irán instalando más puntos de recarga a lo largo de todo el territorio.

Otra forma de evitar esa sensación de miedo o angustia es estudiar bien cual es el uso diario que le das a tu coche y los kilómetros que le haces al cabo del día. Haciendo este estudio previo, podrás conocer cuales son tus necesidades en cuanto a la capacidad de la batería del coche y a sí, saber que tipo de coche eléctrico te conviene más o incluso si no te conviene comprarte o usar uno porque tienes un modelo de conducción muy agresivo o haces demasiados kilómetros.

Sin duda, con el tiempo hay que ir enterrando este tipo de pensamientos más o menos generales. Pero para conseguir esto hay que seguir apostando de forma decidida por esta forma de desplazar más económica y sostenible.